Berta Doria

Me llamo Berta Doria y nací en Barcelona el 5 de junio a las 19.15h de la tarde de un año cualquiera.

Una gran apasionada del deporte, he practicado equitación (compitiendo en categoría de salto y algún pinito en raids), esquí, montañismo, natación, patines en línea, fitness etc, también he tonteado con la escalada y ya me planteo nuevas cosas que probar y nuevos objetivos a los que llegar.

Quizás mi pasión por los deportes hizo que fuese una pésima estudiante hasta que puse los pies en la universidad. Allí, independizada y responsable de mi propia vida me licencié en dos carreras con buenas notas y en solo 6 años.

Me arranqué en el sector financiero pero salté a la dirección de empresas de medicina estética.

Un accidente de moto muy grave me hizo darme cuenta de la importancia de tener una buena forma física y de lo difícil que puede ser recuperarse.

Cuando tenía mi cuerpo destrozado por el accidente y se valoraba cómo sería mi rehabilitación, todo parecía muy complicado. Ideas como la de “no voy a poder…” o “nunca más seré lo que era…”, la de “andaré bien o no…”, “podré volver a hacer deporte…” o el “cómo quedará mi cuerpo con tantas cicatrices”, eran las que pasaban por mi mente, hasta que mi cirujano me dijo “andarás”. El resto lo añadí yo: “andaré y haré todo lo que me apetezca porque me recuperaré completamente”.

Al principio parecía que mi mente y mi cuerpo fuesen por separado. Yo quería andar y las piernas no solo me dolían sino que casi ni se movían. No me reconocía y no me gustaba nada esa sensación. Me miraba en los espejos y parecía que fuese una extraña. Era como si yo no fuese la que se reflejaba. En cada ejercicio mi mente tenía que pedir e insistir al cuerpo para que lo hiciese. “venga! Una repetición más!” O… “venga! Aprieta un poco más ahí!”. Era más difícil pedirle a mi cuerpo que hiciera algo que el hacerlo.

Poco a poco, fui viendo un pequeño resultado que aunque fuese minúsculos me hacía sentir que mi cuerpo volvía a ser una parte de mi. Ya no tenía que esforzarme tanto por hacer ejercicios aunque sí en la ejecución de ellos. Me dolía, me costaba, pero cada vez me daba más satisfacción mi propio avance.

Llegó un día que me sentí conectada con mi propio cuerpo, una conexión que me permitía ser exigente conmigo misma y sentirme satisfecha. Eso automáticamente se tradujo en una sensación mucho más profunda. Después de un largo tiempo me sentía bonita. Me daba igual que aún pesase demasiado poco, que la ropa me quedase horrorosa, que estuviese llena de cicatrices violáceas o que mis escasas carnes estuviesen flácidas. La sensación era más profunda porque lo que veía en el espejo no era un simple reflejo de un cuerpo feo, lo que veía era a mi. Completa, cuerpo y mente fusionados en un mismo ser.

Mi cuerpo y yo ya éramos uno solo y así seguimos siendo.

Esa conexión, y la satisfacción que genera es la que quiero transmitir y hacer sentir al resto de mujeres.

Quizás tu cuerpo bonito no se consiga con dieta, o no se consiga solo con ejercicio. A lo mejor tu cuerpo bonito se consiga simplemente cuidándote y mimándote. A la que le des a tu cuerpo lo que él necesita, él te corresponderá con una sensación placentera y satisfactoria. Todo tu ser recobrará fuerza y seguridad para poder disfrutar de la más pura esencia femenina.

¿Y qué necesita tu cuerpo? Aprendamos a escucharle. Con mi experiencia y mis conocimientos lograremos encontrar la manera de conectarte con esa parte de ti que ahora va por libre.

Hay un momento en la vida en que sin saber muy bien porqué, empezamos a perder esa conexión. Cada vez le prestamos menos atención a nuestro cuerpo y le vamos dejando de lado hasta que cuando nos damos cuenta ya no nos entendemos ni nos reconocemos.  Cambiar eso es posible.

Un poco de ejercicio, comer sano, cuidarse, dedicarse tiempo o encontrar nuevas maneras de vivir la vida plenamente, cuerpo y mente en perfecta conexión y armonía. Porque nuestro cuerpo es el único que nos acompañará desde el mismo momento en que somos concebidos hasta que demos nuestro último aliento.

2 comentarios

  1. Lilian

    GRacias por tu onda, por tu sinceridad, y por admirar. :P

    1. Berta Doria González

      Gracias a ti ;)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>