Controlar el estrés (II)

  • Publicado el día marzo 8, 2011 at 1:06 pm

El otro día te expliqué que para mejorar la eficiencia de tu tiempo debías organizarte bien y que una manera muy buena de organizarse cuando tu nivel de estrés ya es bastante alto es la de anotar cada día las tareas del día siguiente.

Cada mañana al empezar tienes que leer lo escrito el día anterior. Con esto conseguirás no dejarte las cosas por hacer. Seguro que te salen mil imprevistos, pero lo importante lo tienes anotado y no se te pasará por alto.

Una vez tengas el hábito de organizarte bien te será más fácil controlar tu estrés. Si aún y organizándote no llegas a todo tendrás que quitarte tareas.

¿Puede un manzano dar peras? No.

¿Puedes hacer más trabajo del que cabe en un día? No.

No te empeñes en hacer más de lo que se puede porque solo conseguirás hacerlo mal y ponerte enfermo.

Otro truco para bajar el nivel de estrés es relajarte por lo menos 10 minutos al día. Los estresados me diréis que no tenéis tiempo para eso. Si trabajas una media de 12 horas, ¿no tienes 10 minutos? No me refiero a relajarse mientras te tomas el desayuno o la comida. Me refiero a relajarte en un sitio tranquilo, sin ruido y sin nada que moleste.

Hace un tiempo, si alguien me hubiese dicho que me parase 10 minutos para mirar las musarañas y pensar un poco en mí le hubiese respondido que no tenía tiempo para perder y que en 10 minutos se podían hacer muchas cosas. Pues ahora estoy convencida que esos 10 minutos de relax me hubiesen permitido retomar el trabajo con energía renovada.

En cada jornada de trabajo tómate 10 minutos de relax y 10 minutos para programarte las tareas del día siguiente.

Cuando acabes tu jornada de trabajo deja de pensar en él. Si ya has acabado el día… ¿qué ganas con seguir dándole vueltas? Nada. Pues disfruta de tu tiempo libre. Da igual lo que hagas, tanto si quieres pasarlo tumbado en tu sofá como si quieres pasarlo con tus amigos, leyendo, en el gimnasio o haciendo deportes de aventura. Lo importante es que disfrutes porque reducirá tus niveles de estrés. Haz lo que realmente te apetezca hacer.

Escucha a tu cuerpo y te indicará lo que necesita en cada momento. Somos la máquina más perfecta que hay. Tu cuerpo te indicará si necesita descanso o distracción, si le gusta algo o no le gusta, si lo haces bien o no. Si puedes con más o te has pasado. Escúchale porque es él el que te indicará el camino a seguir.

Escribe tu respuesta