Estrés…. contrólate.

  • Publicado el día febrero 25, 2011 at 9:02 am

El último día te expliqué qué es el estrés y que éste es simplemente la reacción que tiene tu cuerpo ante situaciones desconocidas. Ahora bien, si obligas a tu cuerpo a estar sometido siempre a ese nivel de tensión a parte de envejecer prematuramente y aparentar muchos más años de los que tienes puedes llegar tener problemas de salud importantes.

Una de las consecuencias del exceso de estrés (o distrés) más frecuentes es la aparición de la ansiedad.

La ansiedad es la suma de tensiones y de cargas musculares que te hacen más sensible a estímulos menores. Un simple estímulo que debería ser considerado “normal” puede provocar una alteración de las pulsaciones y de la respiración, tensión, aprensión, preocupación, angustia, etc, etc y etc.

Personalmente considero la ansiedad como el descontrol de uno mismo. Aparece una situación que te desborda y pierdes el control. Empiezas a respirar más rápido y más fuerte hasta que te da la sensación que te ahogas.

¿Se puede controlar? Yo creo que si.

Lamentablemente he sufrido tanto estrés como ansiedad. El estrés me fue casi imposible de gestionar.

Entré en un círculo de trabajo excesivo y no podía parar. Casi no dormía e iba corriendo a todas partes. Llegaba tarde por falta de tiempo y solo descansaba las pocas horas que dormía. Cada vez tenía más mala cara, estaba más cansada y eso me ponía de más mal humor. Empecé a sufrir mareos y vértigos a todas las horas y eso todavía me ponía las cosas más difíciles. ¡Me sentía como si me hubiese fumado una plantación de marihuana!. Intenté bajar el ritmo, pero todo y que mejoraban algunos síntomas no era suficiente.

De hecho dejé de tener estrés porque tuve un accidente en moto y estuve varios meses fastidiada y trabajando muy poco. Desde entonces he ido cambiando distintas cosas en mi vida hasta el punto de no tener estrés o de tener muy poquito.

La ansiedad la sufrí antes. El único ataque que he tenido empezó en una discusión y no sé cómo perdí el control de mi misma hasta el punto de tener que recurrir a una buena dosis de ansiolíticos. Aquel día me di cuenta que el descontrol se cura con control.

El exceso de estrés es más difícil de controlar puesto que estás inmerso en ese círculo que te obliga a llevar ese ritmo tan alto y parar es muy difícil. Sin embargo, un brote de ansiedad… eso sí se puede controlar.

¿Cómo controlar el estrés? ¿Cómo controlar un brote de ansiedad? Te lo cuento los próximos días.

Escribe tu respuesta