«

»

nov 26

Cómo tomar el sol. Tercera parte.

No es fácil lucir un color de piel bonito en invierno. Te he explicado varios métodos. El último, el sistema de pulverización con Dha. El secreto es seguir las pautas a rajatabla y escoger unas manos profesionales que te pulvericen de manera homogénea. Y créeme que, ¡eso no es fácil!

Yo soy lo suficientemente desastre como para ni probarlo. Aunque aparentemente hay personas a las que les ha quedado estupendamente.

Hoy voy a explicarte otros dos métodos para broncearse en invierno que básicamente no sirven de nada!

Bueno, servir si sirven pero no te los recomiendo bajo ningún concepto. Te los explico porque existen, pero son contrarios a todo lo que pretendo difundir a través de mi blog que como ya sabes es cuidarse de un modo natural y efectivo.

Me refiero a las pastillas bronceadoras y a las pastillas activadoras del bronceado.

Si buscas por internet verás el lío morrocotudo que hay montado alrededor de esto. ¡No se aclaran y confunden las unas con las otras!

Para empezar te diré que este tipo de pastillas no están autorizadas por la FDA y en España solo tienen autorización como productos dietéticos con lo que su control es pésimo y su riesgo altísimo. Además, creo que es importante saber que no hay estudios científicos que demuestren sus beneficios pero en cambio si hay varios que demuestran sus efectos nocivos.

Las pastillas bronceadoras contienen aditivos como la cantaxantina (carotenoides) que una vez ingeridos se distribuyen por todo el cuerpo y pigmentan la piel. El resultado es un aumento del color de la piel sin tomar el Sol. Parece inocente pero –al menos desde mi punto de vista- ¡no lo es! Cualquier sustancia que ingieras tiene que pasar el visto bueno de tu hígado y éste no está preparado para recibir tanta cantidad de colorantes.


Las pastillas activadoras del bronceado –también reguladas como complementos dietéticos- son pastillas con alto contenido en betacaroteno, licopeno y aceites naturales.

¿Te explico un truco?

Si lees cualquier caja de autobronceadores o de activadores del bronceado te pondrá algo como que el betacaroteno ayuda a la producción de vitaminas que a su vez activan la producción de melanina y que bla bla bla. Bueno… pues no es exactamente así.

En el caso de las pastillas autobronceadoras que te ponen morenito sin acercarte al Sol ni para saber que ha salido, el betacaroteno se almacena tal cual (sin transformarse) en el tejido graso de tu cuerpo y lo tiñe de un color amarillo-anaranjado. Que yo sepa, no varía el nivel de vitaminas ni por casualidad.

En el caso de las pastillas activadoras del bronceado, el betacaroteno se transforma en vitamina A y se almacena en el hígado. Pero, ¿te digo otra cosa que se seguro que no sabes? Solo un tercio (aprox.) del caroteno que ingieres se transforma en vitamina A. ¿Qué pasa con el resto? ¡Pues a teñirlo todo de naranjito!.

De todas las funciones que tiene la vitamina A, te destacaré la de mantener los tejidos en buen estado, es decir, te deja la piel suave e hidratada. Pero… ¡piensa un poco! Infinidad de alimentos contienen vitamina A, ¿para qué vas a hincharte a pastillas con productos que se tienen que transformar en vitamina A si puedes conseguirla directamente con una dieta sana?

Qué prefieres, vitamina A fabricada en un laboratorio o vitamina A natural. ¿Cual crees que será más efectiva? ¿y más sana?

No te la juegues con pastillas bronceadoras. Si quieres preparar tu cuerpo para que se broncee antes y mejor revisa tu alimentación y ajústala a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>