El tutifruti de la belleza

  • Publicado el día septiembre 17, 2010 at 10:42 am

Cuando entré en el sector de la belleza me quedé pasmada ante la variedad de cosméticos, tratamientos, aparatos e historias que hay! Pero lo que más me alucinó fue la gran cantidad de personas que eran capaces de someterse a todo tipo de tratamientos: inocuos, invasivos, agresivos e incluso –y esto es una opinión personal- nocivos para la salud con tal de conseguir reducir arrugas, estrías, grasas o flacidez de algunas zonas de su cuerpo.

La belleza debe ser concebida de un modo global y aunque luchemos con todas nuestras fuerzas no podremos parar el paso del tiempo. Lo único que podemos hacer es mantener nuestra salud y envejecer de la mejor forma posible, es decir, ralentizar el envejecimiento natural. Porque envejecer se envejece, pero se puede envejecer bien, muy bien, mal o requetemal. Aquí vas a aprender muchos trucos y modos de cuidarte para envejecer de forma digna sin necesidad de machacar tu cuerpo con tratamientos dudosos, dolosos y casi siempre ruinosos. Los milagros no existen así que para empezar debemos olvidarnos de todo aquello que prometa quitarnos diez años en un mes de tratamiento, o tras en consumo de un delicado tarrito, porque eso además de imposible, es mentira.

Cuando me decidí a analizar toda la información que hay en internet me di cuenta del lío morrocotudo que hay montado. Unos dicen que los cosméticos son malos en general, otros dicen que solo hay que usar cosméticos industriales, nunca caseros, otros opinan justo lo contrario.

Los que tienen equipos estéticos solo hablan de lo milagrosos que son y que te van a arreglar el cuerpo, la vida y hasta el alma en solo diez sesiones. En definitiva, un verdadero galimatías, que estoy dispuesta a desentrañar.

En mi blog voy a empezar por enseñarte cómo funciona el cuerpo para que puedas, poco a poco, aprender a distinguir lo bueno de lo no tan bueno y seas tú quien decida qué tratamiento o que sistema de cuidado personal es el que mejor se adapta a ti y a tus necesidades. Vamos a convertirnos en expertos en nosotros mismos. Vamos a aprender a observarnos y a sacarnos el mejor partido. Vamos a querernos y a cuidarnos.

En los próximos artículos analizaremos cómo funciona la piel y todas las cosas que le afectan, el sol, el insomnio, el estrés, una alimentación deficiente etc.etc.

Escribe tu respuesta